miércoles, 11 de julio de 2012

Libertad para Edward Véliz, militante del PSUV, detenido arbitraria e injustamente por delitos que no cometió



Víctor Belis
victorbelis37@gmail.com

Edward José Véliz Pereira, de 30 años, es el mayor de los cuatro hijos de mi hermano Antonio José Véliz y de su esposa Mary Pereira de Véliz. Viven en el barrio Francisco de Miranda, en San Félix, Estado Bolívar, donde Edward, desde hace varios años realiza actividades político-sociales en beneficio de la comunidad. En los últimos cuatro años ha venido formando parte del Concejo Comunal Francisco de Miranda N°2 de la UD-148 de la Parroquia Dalla Costa del Municipio Caroní, en el cual es vocero y miembro de la Unidad Financiera. Vienen trabajando en proyectos comunitarios relacionados con vivienda, salud, seguridad ciudadana, educación, entre otros,  todos ellos introducidos en el Consejo Federal de Gobierno. Tienen una mesa técnica donde discuten los problemas de la comunidad y sus respectivas soluciones, en tanto que impulsan una comuna en construcción conformada por veinte consejos comunales del sector.





Edward se venía desempeñando como Registrador Civil de la Parroquia foránea Pozo Verde, del Municipio Caroní, desde el año 2009, según la Resolución Nº 988-2009, publicada en la Gaceta Municipal del Municipio Caroní Nº 1154-2009, de fecha 30-12-2009. Fue facilitador de la Misión Ribas durante cinco años en su sector de residencia, igualmente facilitador e instructor en el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (INCES), en el área de Soldadura Universal.

Todas estas actividades las combinaba con su militancia en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), donde actualmente desempeña el cargo de Coordinador Político-Electoral Parroquial, en movilización y logística. Anteriormente participó como Operador de Máquinas en el proceso de inscripción de los militantes del PSUV, en el período 2009-2011. Es líder de la juventud revolucionaria  del PSUV en las parroquias Dalla Costa y Pozo Verde.

La vida de Edward transcurría de manera normal, dedicado a su trabajo como registrador civil parroquial, colaborando en la solución de los problemas de su comunidad y de otras donde fuera necesaria su presencia; atendiendo sus obligaciones como vocero del concejo comunal al que pertenece, participando activamente en las actividades del PSUV y lo más importante, asumiendo sus responsabilidades como padre cabeza de familia.

De repente todo esto cambió. El día martes 15 de mayo de 2012, a las 5:00 AM, se presentó en la casa de habitación de Edward una comisión de funcionarios del Comando Unificado Antisecuestro del Estado Bolívar con una orden de allanamiento y procedieron a registrarla, de donde se llevaron un maletín de trabajo de Edward, en cuyo interior había un sello y partidas de nacimiento pertenecientes al Registro Civil de la Parroquia Pozo Verde. Dichas partidas se encontraban allí dado que el día anterior habían sido elaboradas en su lugar de trabajo, ubicado en las afueras de la ciudad de donde salió pasadas las cuatro de la tarde, siendo imposible a esta hora llevarlas al Registro Principal, en donde debía entregarlas al día siguiente luego de resguardarlas en su casa. Por eso tenía estos materiales el día del allanamiento a su hogar. Todos los registradores parroquiales acostumbran hacer esto y ello no constituye un delito, sino que por el contrario de esa manera garantizan el buen desempeño de su trabajo, en condiciones que la Alcaldía del Municipio Caroní no les facilita transporte. Estos registradores pueden dar fe de que esto es así. En el transcurso del allanamiento un funcionario le dijo que estaba implicado en una falsificación de partidas de nacimiento y que la prueba la tenían con un libro de actas que encontraron en su casa, al cual le faltaba una página y eso coincidía con una de las partidas de nacimiento que tenía en su bolso de trabajo, pero que si conseguía unos reales cuadraba con el jefe para que no lo detuvieran, a lo que Edward respondió que él era inocente de lo que lo estaban acusando y que prefería que lo llevaran detenido para aclarar la situación y demostrar su inocencia. Desde entonces quedó privado de libertad.


Al día siguiente una nota informativa del Diario Nueva Prensa de Guayana, firmada por Alexander Guerra, titulaba : “Detenido funcionario del Registro Civil de Pozo Verde”, y agregaba: “Luego de recibir una denuncia por parte de una ex funcionaria del Registro Civil de Dalla Costa, quien expresaba que alguien le estaba falsificando su firma y la utilizaba para forjar documentos, funcionarios del Comando Unificado Antisecuestro del estado Bolívar iniciaron las investigaciones correspondientes al caso y dieron con la identidad del presunto falsificador y procedieron a solicitar una orden de allanamiento en la residencia de Edward Véliz.” (…) “José Gregorio Lezama, jefe del comando de la PEB, informó que en el allanamiento realizado en la residencia del detenido, en el barrio Francisco de Miranda, encontraron libros con partidas de nacimiento a los que les faltaban algunos folios.” (…) “…Véliz es el encargado de atender el Registro Civil de la parroquia Pozo Verde y quien tenía en su computadora partidas de nacimiento forjadas y que presentaban la firma de quien fuera su compañera en las oficinas de Dalla Costa.” (…) “…el aprehendido quedó a las órdenes del Tribunal Anticorrupción del Ministerio Público ubicado en Ciudad Bolívar, ente el cual presentarán las evidencias correspondientes al caso como los folios, las computadoras y algunos sellos pertenecientes al Registro Civil.” Sorprende la eficiencia y el profesionalismo de estos funcionarios. Nótese que José Gregorio Lezama, jefe del comando de la Policía del Estado Bolívar (PEB), afirma haber encontrado en el allanamiento a la casa de Edward libros con partidas de nacimiento a los que les faltaban algunos folios. Esto es completamente falso, pues de la vivienda de Edward lo que se llevaron fue un libro de actas del concejo comunal, que ciertamente le faltan unas páginas, de lo cual es responsable dicho consejo. El mencionado libro de actas de partidas de nacimiento se lo llevaron incautado del Registro Civil de la Parroquia Pozo Verde, nunca de la casa de Edward. Dos testigos que presenciaron el allanamiento del hogar de Edward, vecinos de éste, pueden desmentir esta patraña y aclarar qué fue lo que en realidad se llevaron en este allanamiento. También afirma el funcionario Lezama que Edward tenía en su computadora partidas de nacimiento forjadas, es decir adulteradas para que parecieran válidas. Aquí también miente este funcionario por cuanto las partidas de nacimiento que él menciona son completamente válidas, ya que Edward estaba facultado legalmente para emitirlas en su condición de Registrador Civil de la Parroquia Pozo Verde. Otro hecho irregular cometido por los citados funcionarios lo constituye el haberse llevado detenido a Edward sin orden de detención.

Como vemos es una cadena de actos irregulares lo que rodea la detención injusta y arbitraria de Edward, a quien el Tribunal Cuarto de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Bolívar, Extensión Territorial Puerto Ordaz, a cargo del Juez Nº 4 de Control, abogado Hernán Eduardo Bogarín Beltrán, le dictó medida privativa preventiva judicial de libertad por los delitos de peculado doloso propio y expedición de certificado falso, contemplados en los artículos 52 (primer supuesto) y 77 de la Ley Contra la Corrupción, fijando como lugar de reclusión el tenebroso Internado judicial “Vista Hermosa”, de Ciudad Bolívar.

Se está a la espera de la Audiencia Preliminar, donde confiamos que debe hacerse justicia en razón de que los delitos que se le imputan a Edward no son valederos, ya que él no los cometió y en consecuencia lo que procede es que se declare su libertad plena. En eso está trabajando la defensa. NO HAY PARTIDAS DE NACIMIENTO FORJADAS POR EDWARD, COMO SE QUIERE HACER VER; LO QUE HAY SON PRUEBAS FORJADAS POR FUNCIONARIOS DESHONESTOS PARA INCULPAR A EDWARD; LUEGO, LOS DELINCUENTES SON ÉSTOS Y EN CONSECUENCIA SON ELLOS QUIENES DEBERÍAN ESTAR DETENIDOS POR ESTOS DELITOS.

El caso de Edward no es el único en el Gobierno Socialista Bolivariano dirigido por el Presidente Chávez, con la mejor Constitución del mundo, en un país donde pregonamos que se respetan los derechos humanos y donde decimos que reina el Estado de Derecho. Son muchísimos los venezolanos a los que se les atropellan sus derechos de diversas maneras, todos los días, y en todas partes del país. De esa manera estamos muy lejos de la construcción del socialismo auténtico y de la edificación de una verdadera democracia.

Afortunadamente hay quienes reaccionan ante injusticias como esta. Los vecinos de Edward, sus compañeros del consejo comunal al que él pertenece y de otros de los sectores adyacentes con quienes ha participado en la búsqueda de una mejor calidad de vida de la población, dirigiendo peticiones a los organismos oficiales y presionándolos para que atiendan sus necesidades, de inmediato asumieron su defensa. No podía ser de otra manera, ya que Edward siempre ha tenido una imagen pública de luchador social incansable, promotor de toda clase de actividades en beneficio de las comunidades, defensor de los derechos de los ciudadanos y crítico permanente de las irregularidades en las que con frecuencia incurren los organismos públicos.

Lo primero que hicieron cuarenta y dos (42) consejos comunales de diferentes comunidades, sorprendidos e indignados por lo que le estaban haciendo a Edward, fue recoger firmas de los vecinos de más de veinte comunidades respaldando un escrito donde daban fe de la buena conducta de éste y de las actividades que desarrollaba en beneficio de las comunidades. Este documento lo refrendaron con los logos y sellos de los consejos comunales y otras organizaciones comunitarias y procedieron a consignarlo en la fiscalía de Ciudad Bolívar. También llevaron este documento a diferentes medios de comunicación manifestando el respaldo de las comunidades hacia Edward. El día 17-05-2012, los consejos comunales realizaron una manifestación con pancartas de respaldo a Edward frente al tribunal de la causa. Esta actividad fue reseñada por algunos medios informativos.

A todas estas, Edward permaneció encerrado en un calabozo al lado de presuntos delincuentes, hasta que varios consejos comunales, conjuntamente con la esposa de Edward, Jessika González, se trasladaron a Ciudad Bolívar para solicitarle al coronel Julio César Fuentes Manzulli –recién ascendido al grado de General de Brigada adscrito al Ejercito Bolivariano de Venezuela- actual Secretario de Seguridad Ciudadana y Director de la Policía del Estado Bolívar, que lo pasaran a los dormitorios de los policías, en San Félix, alegando que Edward es un funcionario público y que temían por su  integridad física de continuar en el calabozo donde se  encontraba detenido. Fuentes Manzulli accedió a la petición formulada y ordenó que Edward fuera trasladado a los dormitorios de la sede de la Policía del Estado Bolívar en San Félix, donde actualmente se encuentra recluído.

Los consejos comunales han continuado efectuando gestiones solicitando la libertad de Edward, tales como declaraciones de prensa desmintiendo los supuestos delitos cometidos por él. El día lunes, 09-07-12, se dirigieron ochenta y cinco (85) personas, aproximadamente, en representación del Consejo Comunal “Francisco de Miranda”, del barrio del mismo nombre, de San Félix, y de los consejos comunales de la Parroquia Pozo Verde, más la participación de la familia de Edward, con pancartas firmadas por el COMITÉ POR LA LIBERTAD DE EDWARD VÉLIZ, al tribunal de la causa en Puerto Ordaz, para solicitar la libertad de éste. Esta actividad de solidaridad fue cubierta, entre otros, por los siguientes medios de comunicación: Correo del Caroní, Primicia de Guayana, Nueva Prensa de Guayana y Orinoco Televisión. Las organizaciones sociales articuladas en el COMITÉ POR LA LIBERTAD DE EDWARD VÉLIZ están preparando nuevas acciones públicas para los próximos días, para exigir la inmediata libertad de su compañero injustamente detenido.

Lamentablemente, en contraste con la actitud solidaria de los consejos comunales y otras organizaciones sociales para con Edward, presenciamos la indiferencia y un silencio cobarde por parte, en primer lugar, del Equipo Político Municipal del PSUV, organismo al que pertenecía Edward al momento de su injusta detención, en razón de su cargo como Registrador Civil de la Parroquia Pozo Verde.

Esta misma actitud la ha tenido, también, la juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), de la que Edward es líder en las parroquias Dalla Costa y Pozo Verde. Igual comportamiento lo ha exhibido el Alcalde socialista del Municipio Caroní, José Ramón López Rondón, jefe inmediato de Edward, quien en lugar de prestarle apoyo lo que hizo fue ordenar que le revocaran la designación como Registrador Civil de la parroquia Pozo Verde, además, de impedir que su caso se discutiera en una reunión del PSUV.

Es irónico que quienes tenían la obligación de ser solidarios con Edward, en estos momentos difíciles por los que atraviesa un ferviente militante del PSUV; quienes, de acuerdo con lo que establece el Libro Rojo del PSUV (donde están contenidos la declaración de principios, los estatutos y las bases programáticas de este partido), debían poner en práctica el humanismo como uno de los principios fundamentales de esta organización, a la par de guiar su conducta por los valores de la solidaridad y el amor revolucionario, entre otros, como un deber de cada militante (artículos 6 y 9 de los Estatutos del PSUV) ; en lugar de cumplir con dichos mandatos estatutarios, estos falsos socialistas le dieron la espalda a Edward, lo desecharon como un bagazo y lo abandonaron a su suerte en esa maraña de injusticias conformada por policías, fiscales, cárceles y jueces.

Esperamos que Edward recupere su libertad plena, cuando se demuestre que es inocente y se haga justicia, como confiamos debe ocurrir, ya que hasta la ciudadana Yocasta Marquina (ex Registradora Civil de la Parroquia Pozo Verde), quien al comienzo daba a entender que Edward tenía que ver con la falsificación de su firma en una partida de nacimiento, ahora ha rectificado y de manera voluntaria declaró, y aparece en el expediente, que Edward es una persona honorable y buen compañero de trabajo, además agrega que ella no sabe quien le falsificó su firma. Esta ciudadana también está siendo procesada por el mismo caso en cuestión, en un tribunal diferente, lo mismo que otra ciudadana de nombre Miriam del Carmen Gómez Valdés, supuesta indocumentada y un ciudadano de nombre Amargura Machado; todos ellos tienen medida sustitutiva de libertad bajo presentación y también son procesados en otros tribunales.

No sería de extrañar que una vez que Edward haya recuperado su libertad de manera absoluta, libre de todos los delitos que hoy le achacan, aparezcan los falsos socialistas del PSUV que hoy le dan la espalda, traicionándolo y negándole la solidaridad que hoy tanto necesita, con sus caras muy limpias a pedirle que continúe, como lo estaba haciendo antes de caer preso, haciendo campaña por la relección del Presidente Chávez, y más adelante por la relección del actual Gobernador del Estado Bolívar y del hoy Alcalde del Municipio Caroní.

victorbelis37@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cualquier comentario insultivo o degradante sera borrado sin pensarlo.